Recordando añejas Colombinas (2)

Litri, Ostos, Puerta y Cuadri, triunfadores del ciclo de 1967

0
819
Litri esperando la arrancada del toro.
Litri esperando la arrancada del toro.

Echemos la vista atrás y recorramos 45 años de la historia del toreo onubense. Corría el año 1967 y las Colombinas incluían dos corrida de toros y una novillada. Triunfal corrida reultó la de Cuadri: Litri cortaba dos orejas y rabo, dos orejas Jaime Ostos y otras dos orejas y rabo Diego Puerta.

Vicente Parra.-

     Hace cuarenta y cinco años la programación taurina de las fiestas onubenses estuvieron compuestas por dos corridas de toros y una novillada picada, con la presencia del maestro Miguel Báez ‘Litri’ y los toros de Celestino Cuadri, así como de los jóvenes Antonio Batalla y Juan Luis Llanes ‘El Calañés’. En el primer festejo, celebrado en la tarde del día grande, se lidiaron las reses triguereñas que fueron buenas en líneas generales, aunque las tres últimas llegaron muy quedadas a la muleta por exceso de castigo mientras que las otras tres fueron toros nobles y codiciosas y de muy suaves embestidas.

     Litri se lució con el capote en sus dos oponentes antes de realizar una faena personal que hizo vibrar a los tendidos por lo que, al dejar una estocada hasta la bola, se le premió con las dos orejas y el rabo, paseando además en dos ocasiones el ruedo. Con el cuarto repitió actuación pero en esta oportunidad falló con el descabello y el premio quedó en saludos desde el tercio.

     El triunfo de Jaime Ostos le llegó en el quinto de la tarde por cuanto había fallado en demasía con los aceros en su primero. En el del triunfo realizó una faena variada y abrochó de una estocada perpendicular. Fue galardonado con las dos orejas que, en triunfo, paseó junto a sus compañeros de cartel y al mayoral de la ganadería en una aplaudida vuelta al ruedo.

     Cuando mejor toreaba al tercero de la tarde Diego Puerta fue empitonado por la ingle. A pesar de los intentos de conducirle a la enfermería, el sevillano se deshizo de las asistencias y logró matar a su oponente cortando las dos orejas y el rabo. En el que cerró plaza obtuvo otro trofeo después de otra magnífica actuación pero los fallos a la hora de matar le privaron de más trofeos. Diego Puerta fue asistido en la enfermería de heridas y contusiones en la cara y cabeza, con conmoción cerebral, siendo calificado su estado de reservado. También fue asistido el empleado de la plaza Juan García Domínguez de una herida de dos centímetros producida por un estoque.

     Al día siguiente, las reses de Pío Halcón no dieron facilidades para el lucimiento de la terna formada por Antonio Ordóñez, Juan García ‘Mondeño’ y Ángel Teruel, quiénes sólo pudieron ofrecer algunos detalles a los aficionados que acudieron a presenciar el festejo.

     El ciclo ferial colombino se cerró con una novillada sin picadores en la que se lidiaron reses de García Fernández Palacios que, a excepción de la cuarta, fueron peligrosas, con feo estilo y con medias arrancadas. Antonio Batalla no estuvo muy afortunado con su primero y, cuando los tendidos le premiaron con una oreja, rehusó a la misma consciente de cómo había estado. En el otro, un animal grande, puso voluntad. No consiguió trofeos Juan Luis Llanes ‘El Calañés’, que se encontró un lote imposible. Mucha voluntad con su primero donde fue aplaudido al igual que en quinto que lo cogió, sin consecuencias, de forma impresionante. Otro trofeo cortó el sevillano Curro Camacho. Fue en el primero de su lote al que le realizó una faena pinturera mientras que en el último lo mejor que hizo fue quitárselo de encima pronto.


REPORTAJES RELACIONADOS

DEJAR COMENTARIO

uno × cinco =