COLOMBINAS - 2ª de FERIA

Tres orejas para la estética de Manzanares

0
395

José María Manzanares se impone en la primera tarde colombina de toreo a pie. Faenas estéticas y templadas que se premiaron con tres orejas, aunque faltó más ajuste y emoción. Ponce fue nuevamente amado por Huelva con una oreja. Morante de la Puebla, con un lote deslucido, dejó huella de su capote.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado astados de Juan Pedro Domecq, pobres de cabeza y sobrados de kilos, deslucidos, faltos de emoción. El mejor fue el tercero. El quinto fue un sobrero del mismo hierro.

ESPADAS: -Enrique Ponce (de gris perla y oro), saludos y una oreja.

-Morante de la Puebla (de azul y oro), saludos tras aviso y saludos.
José Mª Manzanares (de negro y azabache), dos orejas y oreja.
 
INCIDENCIAS: Casi tres cuartos de plaza.

 

Francisco Mateos.-

     En Huelva hay cosas que no cambian. Ni cambiarán nunca. No cambiará la amabilidad de un público entregado a los toreros desde el minuto uno. Y no cambia el cariño que Huelva profesa en devoción infinita por Ponce; ya se sabe, tras la retirada de Miki ‘Litri’, y ante la orfandad de toreros locales, Huelva eligió a Ponce. Lo hizo suyo. Por eso le homenajearon en su 25 aniversario de matador al comenzar la corrida. Y ahí anda Huelva apuntando a Manzanares para cuando diga el valenciano que ya es hora de descansar. A menos que los Miranda, Conquero o Silvera tomen pronto protagonismo importante como matadores.

     Hzy cosas que han cambiado. Entre la crisis que se llevó la tradicional corrida televisada de Canal Sur y la pujanza de los novilleros onubenses, la empresa cambió una corrida por una novillada y Huelva se pierde así una nómina ferial de nueve toreros al menos. De tres corridas, sólo se dan ahora dos. Poco. Muy poco. Seis toreros sólo. Que sí, que vienen los mejores, pero faltan más nombres. Dos corridas a pie es poco.

     No cambia el toro de Huelva. Cómodo, cómodo, cómodo… Hoy los de Juan Pedro tenían menos cara que la de rejones de ayer… Pobres de cabeza, lustrosos de cuerpo, o más bien regordíos, sobrados de carnes fofas, que no fibrosas. Descastados, con poco fondo, deslucidos… Una corrida que no se merece Huelva. No sé cuánto habrá costado la corrida, pero sea lo que sea que paguen los empresarios me parecerá caro por lo ofrecido.

     Manzanares se alzó con un cómodo triunfo de tres orejas. Aprovechó las bondades del manejable tercero para torear estético, bonito… Ustedes ya me entienden… El toreo a distancia. A distancia media al principio, y a distancia corta al final… pero a distancia. Compuso muy bien la figura, deslizó la muñeca con suavidad y lo desplazó con templanza. Faltó ajuste, verdad, emoción… Pero el cuadro quedó bonito, a pesar de un espadazo imperfecto, que no fue óbice para la amable concesión de las dos orejas. El sexto fue un manso que no quiso entretenerse en la muleta del alicantino. No se rindió el torero y le plantó cara, robándole muletazos de méritos.

     Ponce -dicho queda- es el torero adoptado de Huelva. Faena quizás más para aficionados la primera, por la frialdad de la técnica que imprimió, pero valorable. Hizo un esfuerzo el valenciano pero no tuvo oponente vibrante. Cortó una oreja del cuarto, sobre todo por el arrimón final con el toro ya en las tablas, metiendo la cintura entre los pitoncitos del toro. La estocada, buena, también sumó para que Huelva pidiera una oreja para ‘su’ torero.

     Morante puso la calidad con el capote. Ver un capote en manos de Morante, y ver un capote en manos de otro (el que sea) es como ver dos cosas bien distintas. Es lo mismo, pero no es igual… Y con la muleta, también. Con un toro que no prometía emoción, el de La Puebla puso de su parte para que brotaran algunos naturales de enorme gusto. La espada no remató la cosa bien y se esfumó algún trofeo. El quinto se pegó un topetazo en tablas al salir de un lance muy cerrado en tablas del sevillano y quedó mermado. El sobrero no enmendó la baja nota de los toros de Juan Pedro. Lo intentó Morante, pero era imposible armar faena. Le dedicó tiempo pero no recogió fruto alguno. Al final, Morante pasa en blanco por Colombinas, pero dejando la huella de su capote único.

 


 *Debido a la decisión de la plaza de toros de Huelva (comunicada el día anterior al comienzo de la Feria) de sólo acreditar por segundo año consecutivo a un redactor de HUELVA TAURINA, nos es imposible ofrecer a nuestros lectores el mismo variado y amplio despliegue informativo de temporadas anteriores en cada festejo, con varias galerías gráficas y artículos de opinión. Respetamos pero lamentamos la decisión de la plaza de La Merced hacia el único portal taurino dedicado exclusivamente a Huelva y sus profesionales, ofreciendo por parte de este portal como siempre diálogo abierto para optar por opciones viables y soluciones posibles.

DEJAR COMENTARIO

15 + quince =