La Policía, al rescate de la Monumental

Retrasos injustificados en la llegada a la plaza

0
537
La ya desaparecida Plaza Monumental de Huelva.
La ya desaparecida Plaza Monumental de Huelva.

Aunque no es habitual, no es una circunstancia aislada que un torero llegue tarde a una plaza y se retrase el paseíllo, como ha sucedido recientemente en Valencia con Talavante. El día de la inauguración de la Plaza Monumental de Huelva estuvo a punto de ocurrir, al quedar inmerso en un atasco El Cordobés. La Policía pudo ‘rescatarlo’ para llegar a tiempo.

Vicente Parra.-

     La demora en llegar una cuadrilla a la plaza donde ha de actuar no es un hecho insólito sino que en numerosas ocasiones se ha producido. Los problemas del tráfico suelen ser los orígenes de esta situación, aunque, a veces, son otras las circunstancias que obligan a ese retraso. La reciente llegada tarde de Alejandro Talavante y su cuadrilla a un festejo en la plaza de toros de Valencia ha llamado la atención. Quizás, el hecho de que el espectáculo fuese televisado y, por tanto, se hiciera aún más pública la demora del diestro haya servido para propagar su desacierto.

     Pero han sido muchas las ocasiones en las que un torero y su cuadrilla han llegado tarde a la plaza. Incluso, en ocasiones, no han podido hacer el paseíllo junto a sus compañeros, como le sucedió a Manuel Benítez ‘El Cordobés’ en la tarde del 18 de abril de 1967, cuando participó junto a Diego Puerta y a Francisco Rivera ‘Paquirri’ en la cuarta corrida de la Feria. En esa ocasión, Benítez, debido a un embotellamiento de vehículos en su trayecto hacia la plaza de toros sevillana, llegó tan tarde que sus compañeros ya habían hecho el paseíllo. Ni que decir tiene que cuando El Cordobés asomó a la plaza la bronca procedente de los tendidos fue de órdago.

     Otro hecho similar estuvo a punto de sucederle el 3 de agosto de 1968 en Huelva, cuando El Cordobés se dirigía hacia la Plaza Monumental, que se inauguraba ese día. El atasco fue tan grande que el coche de cuadrilla se vio inmerso en una situación de la que pudo ser ‘rescatado’ por la Policía Local que logró que el torero y su cuadrilla llegasen con el tiempo justo de hacer el paseíllo en ese histórico festejo.

     El artículo 50 del vigente Reglamento Taurino de Andalucía señala que todos los profesionales que vayan a intervenir en el espectáculo deberán estar en la plaza, al menos, quince minutos antes de la hora señalada para su comienzo y no podrá abandonarla hasta la completa terminación del mismo. Se sabe que a algunos diestros no les gusta aguardar mucho tiempo en el patio de cuadrillas, por lo que ajustan al máximo su llegada a la plaza, pero la autoridad debe imponerse y sancionar con dureza a quienes falten al respeto y la consideración de los espectadores, mantenedores del espectáculo, que han llegado a tiempo para ver el comienzo del espectáculo.

DEJAR COMENTARIO

18 − 17 =