El sábado, festividad de la patrona sin toros

Ausencia de festejos en el día de la Virgen Chiquita

0
1549
La Virgen de la Cinta, la Virgen Chiquita de Huelva.
La Virgen de la Cinta, la Virgen Chiquita de Huelva.

El 8 de septiembre es el día de la festividad de la Virgen de la Cinta, patrona de Huelva. Sin embargo, la tradición de festejar este día señalado en el calendario de los onubenses con un festejo taurino está prácticamente perdido. Sólo en la década de los sesenta y los ochenta hubo alguna continuidad de ofrecer festejo taurino con motivo de la Virgen de la Cinta.

Vicente Parra.-

     Al acercarnos a la festividad de la Virgen de la Cinta, patrona de la capital onubense, en muchos ambientes taurinos se recuerdan los festejos que, con ocasión de esta festividad, se celebraban en Huelva, por lo que algunos echan de menos la organización de algún espectáculo. Y la verdad es que la festividad de la Virgen de la Cinta no puede considerarse muy taurina en el último medio siglo, por cuanto en tan sólo dieciocho ocasiones se han celebrado espectáculos taurinos en torno a la fecha del 8 de septiembre. Ni siquiera en aquellos años en los que había figuras taurinas en nuestro entorno provincial, y que podrían llevar aficionados a los tendidos, los empresarios se decidieron a organizar festejos.

     En la década de los sesenta hubo corridas de toros en dos oportunidades, novilladas -con o sin picadores- en tres ocasiones, y un festejo de rejones, sin que se celebrase ningún espectáculo en el año 1967.

     Peor nos fue en la década de los setenta, por cuanto la plaza monumental de Huelva no abrió sus puertas para celebrar una función taurina, por lo que, hasta su cierre en el año 1982, la fecha del 8 de septiembre pasó desapercibida.

     Los primeros años de gestión de la plaza de La Merced por José Luis Pereda sirvió para recordar la fecha. Así, en 1984 se celebró una corrida mixta; en 1986, un festejo de rejones y una novillada sin picadores, tipo de festejos que se ofrecieron durante cuatro años consecutivos (desde 1987 hasta 1990), para producirse un parón -roto en el año 1993- con otra novillada sin picadores antes de otro que llegaría hasta 1997.

     En dicho año se celebró una corrida de toros, que sirvió para la reaparición de Emilio Silvera tras su gravísima cogida sufrida en Colombinas. Y, de nuevo, parón hasta llegar al año 2002 que, con ocasión del primer centenario de la inauguración del coso, se montó una corrida de toros, función que se repetiría el año siguiente para, desde entonces, no celebrarse ningún festejo en torno a la festividad de la Virgen de la Cinta.

     Cierto es que, durante muchos años, la justificación de las diferentes empresas que regían el coso onubense era facilitar la presencia de los aficionados onubenses en el festejo que se celebraba en Ayamonte, aunque en algunas ocasiones habían coincidido ambos. Si a esto le añadimos el abandono de los tendidos por parte de los espectadores en algunas ocasiones, los empresarios no han considerado una buena fecha la del 8 de septiembre para organizar algún festejo taurino y, en la actualidad, es una fecha irremediablemente perdida en el calendario de la capital, que ha quedado reducido a los días de las Fiestas Colombinas, como viene sucediendo en los últimos años.

DEJAR COMENTARIO

dieciocho + 20 =