Participó en multitud de festejos benéficos

Litri recibió la Cruz de Beneficencia en el año 1965

0
506
Miguel Báez 'Litri'.
Miguel Báez 'Litri'.

El veterano diestro onubense Miguel Báez ‘Litri’ se significó por participar en multitud de festejos benéficos, mostrándose siempre solidario con causas justas que precisaban la ayuda de todos. Por ello recibió la Gran Cruz de la Beneficencia concedida por el Gobierno, aunque sufrió una grave lesión durante el festejo.

Vicente Parra.-

     Triunfo y dolor para Miguel Báez ‘Litri’ en la jornada del 20 de enero de 1965, una fecha imborrable para el diestro onubense por cuanto recibió la Gran Cruz de la Beneficencia concedida por el Gobierno de España como agradecimiento a sus innumerables actuaciones en beneficio de los demás. Lleno hasta los topes en los tendidos de la plaza de toros de Huelva para presenciar el festival, lógicamente de carácter benéfico, en el que actuaron el rejoneador Fermín Bohórquez Escribano y los matadores Julio Aparicio, Litri y Diego Puerta en la lidia de astados de Salvador Guardiola.

     Un grupo de jóvenes presidieron el festejo y, en el palco, se reunieron Maiki García Sandón, Concha María García Escalera, Pili Dominguez Roqueta, Lilí González Salceda, María Rosa García, Marichu Bañuelos, Toni Rodríguez, Nati Fuentes, María del Carmen Borrero y Purita Pérez Quevededo.

     Tras el paseíllo, el alcalde de Huelva, Manuel López Rebollo, impuso la preciada condecoración en el pecho del torero Miguel Báez Espuny ‘Litri’. En el ruedo estuvieron el secretario general del Gobierno Civil, el Comisario General de Policía, el teniente de alcalde y presidente de la Comisión de Fiestas, el jefe local del Movimiento, presidentes de las Tertulis Manuel y Miguel Báez ‘Litri’, miembros de la Comisión Organizadora del homenaje, los empresarios de Las Ventas y Sevilla, así como dos íntimos del torero. Ni que decir tiene que los aplausos fueron ruidosos durante el acto que emocionó a su protagonista.

     Por lo que respecta a su actuación, Litri se lució al recibir a su primero caldeando el ambiente. Con la muleta, el onubense instrumentó dos series de pases por alto rematadas con el forzado de pecho. En las cercanías de los chiqueros, toreó de rodillas y de pie siendo jaleado por los espectadores, sufriendo un fuerte achuchón, por lo que se vio forzado a quitarse la chaquetilla antes de dejar una estocada entera que le supuso las dos orejas y el rabo.

     En su segundo, un animal con mucho poder y que fue adquiriendo sentido y peligro durante la lidia, Litri insistió en dar todo de sí para complacer a sus seguidores en una tarde histórica, pasándose al animal muy cerca de la faja para concluir con ‘el litrazo’. Y, cuando llegó el espectacular desplante, el animal atropelló al torero onubense que, inmediatamente fue trasladado a la enfermería donde fue asistido de una contusión en la región renal izquierda con gran hematoma y posible fractura de varias costillas. El estudio radiológico efectuado unas horas más tardes puso de manifiesto que el torero sufría una fractura de apófisis transversal izquierda de la segunda vértebra lumbar, con extenso hematoma en los músculos de canales vertebrales izquierdos, por lo que debía guardar reposo durante varios días.

     Por lo que respecta a los otros actuantes, hay que decir que Fermín Bohórquez se lució en la lidia de su oponente, al que mató de dos rejones y de una estocada pie a tierra, siéndole concedidas las dos orejas. Julio Aparicio, por su parte, no tuvo fortuna con su lote y cortó una oreja a su primero y paseó el ruedo en el otro; mientras que Diego Puerta, que brindó su primera actuación al homenajeado Litri, cortó una oreja a su primero, y las dos y el rabo al que cerró una tarde tan esperada por la afición onubense y que, sin embargo y debido a las cosas del toro, terminó siendo amarga por la cogida de Litri.

DEJAR COMENTARIO

16 + dos =