Participó en las Jornadas del Club Logroñés

Cuadri: “El modelo ideal de toro es el que lucha, tiene ganas de pelea y acomete”

0
284
Fernando Cuadri, en el centro, durante su conferencia en Logroño.
Fernando Cuadri, en el centro, durante su conferencia en Logroño.

El ganadero onubense Fernando Cuadri ha participado en las jornadas culturales de una peña en Logroño, donde ha reflexionado sobre su propia ganadería y los valores que intenta imprimirle. El criador de toros ha explicado que su modelo ideal de toro es el que tiene casta y ganas de pelea.

Redacción.-

     El criador de bravo onubense Fernando Cuadri fue el conferenciante de una de las jornadas culturales del Club Taurino Logroñés, invitado tras la proyección de los toros de su camada 2013 que estarán en Sevilla, Madrid y Bilbao. Cuadri explicó el origen y evolución de este encaste de fenotipo propio y dijo que “las bases de crianza son la selección y posterior fijación de cualidades, la alimentación, corrigiendo la degeneración del pasto natural y apoyando la fuerza, la sanidad con especial atención de parásitos y el manejo que ayude en el transporte y la estancia en los corrales de la plaza”.

     El ganadero, al que su padre recomendaba paciencia, matizó que “el modelo ideal de toro es el que tenga casta y ganas de pelea, bravura para acometer y luchar y nobleza para que lo anterior lo haga con fijeza. Pero así como la cría del canario, el perro, el charolés y otros tienen estándar al que acogerse, el toro es el único animal que no lo tiene por lo que hay que basarse en la selección genética y en las condiciones ambientales”.

     Resaltó cómo la acometividad es contraria al comportamiento de un herbívoro que tiende por naturaleza a sólo defenderse. La selección es una lucha antinatural del criador. El toro tiene instintos de conservación y defensa. Lo del ataque es adquirido. Así, afirmó: “El toro es flojo, perro y vago. Come, bebe y se pelea para mantener la jerarquía”.

     Fernando Cuadri está convencido de que si se lidiaran dos veces los toros tendrían distinto comportamiento. Señaló cómo “la luna y los vientos influyen en la conducta de los toros de forma que hay animales que con viento Levante berrean, se arrancan, pelean, se descaran, incluso atacan y con viento Norte son como borregos”. Mantuvo que los ejemplares débiles desarrollan más las defensas, y que la brucelosis y tuberculina sirven para eliminar ejemplares tarados y prevenir otras enfermedades más graves como la glosopeda.

     Cuadri trató el tema de la consanguineidad que fija las cualidades ‘raras’ de embestir y concretó sus peligros por lo que es menester refrescar la sangre con ejemplares de ‘otras sangres’. Aseguró que toda una vida sólo da para conocer muy pocos misterios del toro y que “la luz artificial, ruidos, transporte, agua clorada… en corrales puede destruir la labor campera de muchos años”.

DEJAR COMENTARIO

cuatro × 1 =