HUELVA - Novillada con picadores

Debut soñado

0
736
El novillero onubense David de Miranda, en tarde triunfal esta temporada en la plaza de La Merced.
El novillero onubense David de Miranda, en tarde triunfal esta temporada en la plaza de La Merced.

El novillero onubense David de Miranda ha tenido el debut soñado: en la plaza de su tierra y con un triunfo. El joven valor de Trigueros ha cortado tres orejas, saliendo a hombros. Toreo de calidad de Lama de Góngora, que corta una oreja, el mismo balance que Posada de Maravillas. Manejables y bien presentados los novillos de Martín Lorca.

LA FICHA

NOVILLOS: Se han lidiado novillos de Martín Lorca y Escribano Martín, bien presentados. Manejables en conjunto.

NOVILLEROS: -Posada de Maravillas (de blanco y oro), vuelta al ruedo tras petición de oreja y una oreja.

-Lama de Góngora (de purísima y oro), orejas tras aviso y silencio tras aviso.
David de Miranda (de azul y oro), que debutaba con picadores, dos orejas y oreja.
 
CUADRILLAS: Saludaron en banderillas Rafael Guerrero y Manuel Contreras.
 
INCIDENCIAS: Menos de media plaza.

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

David de Miranda, con las dos orejas del tercero. (FOTO: Pepe Plaza)

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
GALERÍA GRÁFICA
Pepe Plaza
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez

 

Francisco Mateos.-

     Me encontraba por las calles aledañas a la plaza de La Merced a gentes de Sevilla y Badajoz; bastante más de Sevilla que de Badajoz. Y de Huelva, claro. Lógico. Pero de los de Huelva de Trigueros. Es decir, que los novilleros atrastran a aus paisanos, los movilizan, algo tan importante cuando aún se está empezando, Los tres provocan ilusiones y ganas de pasar un domingo a unos cuantos kilómetros de distacia. Así ha sido siempre el toreo.

     Después los tres, el extremeño Posada de Maravillas, el sevillano Lama de Góngora y el triguereño David de Miranda, desarrollaron y mostraron ejemplos perfectos de sus personalidades toreras, distintas las tres. Arropados por esa casi media plaza, que no está mal, y con un material apto para poder torear, con los manejables y bien presentados novillos de Martín Lorca y su hierro familiar de Escribano Martín.

     Posada de Maravillas no estuvo del todo a gusto en ninguno de sus dos novillos y le faltó consolidación a unas faenas en las que no terminó de encontrar todo lo que necesitaba en sus novillos. De todos modos, dejó detalles de un toreo bueno, con personalidad, poderoso y largo, que anda ya camino de cuajar en algo de más envergadura. En sus dos actuaciones estuvo rotundo con la espada, cortando una oreja en el cuarto y a punto de cortarla en el primero, denegada por la presidencia.

     Lama de Góngora se posicionó nuevamente en ese toreo fino, elegante y artista de orfebrería sevillana. Su gusto no tiene discusión. Sus conocimientos de la técnica tampoco. Ni sus ganas: torear bonito, profundo y elegante cuando el novillo lo permite, y tirar de casta y garra cuando es necesario estar más en novillero. El primero le dejó andar más a gusto, tanto en la belleza de los lances de capa como en los naturales de la faena. Aquí demostró su lado más artístico del toreo. Remató con espadazo casi entera y cortó su oreja. El quinto humillaba menos. Aquí sacó la garra de novillero el sevillano, sin aburrirse. Largas cambiadas de rodillas y final de faena también de rodillas y de arrimón. Ahora la espada no entró bien y se esfumó otra posible oreja. Debe cuidar lo de la espada para sumar las orejas, porque al final, en la novillería, los triunfos ‘visibles’ importan. Y mucho.

     Y el local David de Miranda. La novillada, en gran parte, giraba alrededor de él. Bonito pero con responsabilidad saberse examinado en La Merced. En los dos se mostró tal y como es: un novillero que está empezando. Siempre con ganas, con variedad, participando en cada momento que podía y le correspondía,… y con los lógicos defectos del que empieza. Jugaba en casa pero se había flanqueado en su debut por dos pesos pesados de la actual novillería andante. Y no se arrugó. Asumiéndolo, se sacudió la responsabilidad de la plaza y de sus compañeros más avezados, entregándose en una primera faena variada y buscando la emoción de las cercanías y el roce con el novillo con el capote en gaoneras y con la muleta en las bernardinas finales. Toreo de entrega, más por la derecha que al natural, de mando y quietud. Estocada y dos orejas. El sexto se lo brindó a Tono Chamaco. El novillo humillaba menos y hubo más altibajos en esta faena de cierre, pero siempre con la quietud, la entrega y la buena colocación, además del buen uso de la espada, lo que le reportó una tercera oreja, saliendo finalmente a hombros. El debut soñado, sin duda.


GALERÍA GRÁFICA (Pepe Plaza)

Posada de Maravillas.

Posada de Maravillas.

Posada de Maravillas.

Posada de Maravillas.

Lama de Góngora.

Brindis a David de Miranda.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Bien presentada la novillada.

David de Miranda.

David de Miranda.

Manolo Contreras.

David de Miranda.

David de Miranda.

David de Miranda.


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Manuel Tornay y Luis de Pauloba, apoderados de Lama.

El ganadero onubense Manuel Ángel Millares.

El mismo gesto une a Lama de Góngora y Jorge Buendía.

El onubense José Luis García. ganadero de Albarreal.

Espartaco y Macarena Bazán, desde el tendido.

El diestro sevillano Luis Mariscal y su hija.

El abrazo del alcalde Pedro Rodríguez a Lama de Góngora.

No, Joaquín Moeckel: el Sevilla ha ganado de 4, no 5.

Otro sevillista, César Cadaval, se lo toma con más calma.

Apoyos para David de Miranda.

La peña taurina 'La divisa' de Trigueros.

Dos onubenses: Jorge Buendía y Chamaco.

Un buen aficionado, Pedro Dormido Girón.

El novillero sevillano Borja Jiménez y du padre.

¡Cuidadito conmigo...! ¡Los toros, desde la barrera!

El diestro sevillano Alfonso Oliva Soto. Los novilleros Rafa Serna, Silvera y Alejandro Pavón. El ganadero onubense Fernando Cuadri.

 

DEJAR COMENTARIO

once − seis =