En sólo cinco días ha vuelto a entrenar

Andrés Romero acorta la recuperación de su operación de tabique nasal

0
568
Andrés Romero ya entrena con casi normalidad.
Andrés Romero ya entrena con casi normalidad.

El rejoneador onubense ha sido intervenido quirúrgicamente para corregir su tabique nasal. La operación ha sido de tanto éxito que está reduciendo el tiempo de reposo fijado por los médicos y ya trabaja con toda normalidad. Sus tareas se están centrando en probar nuevos potros de su cuadra frente a las vacas para comprobar sus cualidades, tras meses de doma previa.

Redacción.-

     Apenas han pasado cinco días desde la intervención quirúrgica a que fue sometido en el tabique nasal Andrés Romero y ya ha vuelto a entrenar. Lo ha hecho fulminando todos los plazos marcados por los médicos, que le fijaron un par de semanas de reposo y recuperación. Diez días antes de ese plazo, el jinete onubense ya monta a caballo y entrena con toda normalidad.

     Esto significa dos cosas: de un lado, el magnífico trabajo que han llevado a cabo el equipo médico de Huelva y, de otro, que es verdad eso que dicen que los toreros están hechos de otra pasta. Tan es así que Andrés Romero recibió el alta médica y abandonó el hospital cuando sólo habían pasado unas horas desde la operación. La última revisión que se le ha practicado constata que la evolución es buena y el hecho de que el rejoneador haya vuelto tan pronto al trabajo y a los entrenamientos así lo corroboran. «No hay tiempo que perder. He empezado a montar a los nuevos potros de mi cuadra y esto me tiene muy ilusionado. Después de varios meses de doma, los estoy poniendo a torear para probarlos delante de las vacas y comprobar sus cualidades y en qué sentido hay que trabajar con cada uno de ellos. Por eso cada día que esté parado es un día que llevo a contrarreloj y ni quiero ni puedo permitírmelo», explica el rejoneador de Escacena del Campo.

     La intervención a que fue sometido el lunes ha servido para corregir algunos problemas de respiración que venía arrastrando desde tiempo atrás y que se vieron agravados por el fuerte pitonazo que le propinó el primero de sus toros de la corrida del 15 de agosto en Alfaro y por el que recibió varios puntos de sutura. Andrés ha esperado hasta que la temporada ha terminado para pasar por el quirófano y ponerse a punto para encarar el próximo año con las máximas garantías físicas.

DEJAR COMENTARIO

4 − uno =